Actualidad

El Betis hace de Betis (0-1)>

Luz en la mañana, en la noche quejío y quiebro. Es el Betis . El que blande el Manquepierda ante el Barcelona y el que gana con todo en contra en Mallorca. El Betis haciendo de Betis. Trece jugadores que empezaron el mes de enero en esta plantilla no estaban disponibles para el duelo en Son Moix. Hagamos recuento: Bravo, Sabaly, Aitor, Bartra, Chadi Riad, Mendy, Guido Rodríguez, William Carvalho, Marc Roca, Abde y Ayoze, además de Guardado y Borja Iglesias. Un equipo titular y dos suplentes. Tantas bajas, una semana plagada de dimes y diretes con salidas de futbolistas, un mercado abierto, Pezzella se lesiona al descanso y la visita a un feudo complejo. El Betis no ganaba fuera desde la primera jornada en Villarreal. Pero es que con este equipo se tiene que esperar todo lo posible. Supera sus propias adversidades. Lo ha dicho hasta la saciedad, que su plantilla ha sabido reponerse a todo lo vivido en estos años: economía maltrecha, salidas de futbolistas, lesiones, expulsiones, inscripciones… Pero ahí está. Recupera provisionalmente la séptima plaza y aprovecha los tropiezos de la Real y Las Palmas para coger aire ahora que tanta falta hace gracias al golazo de Altimira .Fue un Betis con lo justo pero que ganó con merecimiento. Isco sobresalió. Una vez más. Lo del malagueño es para ponerse en pie y aplaudir. Un fuera de serie. Una clase extraordinaria de principio a fin. Un compromiso sideral. Y Sokratis atrás fue un valladar, ese futbolista que se fue a buscar. Y Cardoso mandó en la medular. Y Altimira anotó desde la frontal y aprovechó la oportunidad. Y Luiz Henrique fue un estilete. Y Rodri salió enchufado desde el banquillo. Un partido serio y comprometido de un grupo de futbolistas que sabía que la responsabilidad estaba en sus hombros y así la asumió para llevar al Betis a su sitio, para hacer de la necesidad virtud y ganar en Son Moix. Pellegrini había apostado por un Betis de buen pie que dejara a los tres centrales del Mallorca sin referencias claras, puesto que el nueve más falso que cierto era Fekir y la movilidad de Assane, Luiz Henrique y, sobre todo, Isco iban a estar en la fabricación de todo el peligro en la primera parte. Los de Aguirre exploraban espacios tratando de correr a las espaldas de los laterales béticos y sacando de zona a los centrales pero Pezzella estuvo guerrillero y Sokratis taponó un par de acciones que iban camino de gol ayudando a un Rui Silva sin verdadero trabajo. Iglesias Villanueva se dejó las tarjetas en casa y perdonó un puñado en la primera mitad: a Valjent por un agarrón, a Morlanes por un manotazo, a Cardoso por un plantillazo, a Darder por un pisotón, a Altimira por otro agarrón… Las cosas que no se entienden, arbitrajes de autor.Luiz Henrique, tan entonado como en estas últimas semanas, lo que provoca tantas dudas sobre su venta como incremento de las ofertas que han ido llegando, busca el palo corto y obliga a Rajkovic a estirarse. Es el Betis un canto a la juventud con el extremo, con Assane, con Abner, Altimira, Cardoso … Muchos veinteañeros. Y ni eso en el banquillo con Vieites, Busto, Pleguezuelo, Visus, Enrique… Lo que hay tras las lesiones y las salidas, lo que toca. Le pasa al Barcelona, a la Real Sociedad y a otros conjuntos que han de tirar de sus escalafones inferiores y los del Betis son para presumir. El golazo de Altimira llenará de razones esta decisión de club, más que del técnico. Antes remató Abdón Prats al larguero de cabeza e Isco se movía echando humo en su cabeza de tanto pensar con la pelota, incluso en posiciones de líbero. A Fekir le costaba jugar de espaldas pero siempre generaba atención en los rivales y eso permitía libertad a Assane y Luiz Henrique, con piernas, y Samú Costa, después de dar dos patadas fuertes, tuvo que pedir el cambio tras su choque con Cardoso.El gol de Altimira con su disparo combado desde la frontal que hizo inútil la estirada de Rajkovic, más gráfica que efectiva, llevó al electrónico el 0-1 y permitió que los aficionados verdiblancos se dejaran notar más aún con sus cánticos en la noche mallorquina. Fue en una jugada larga con intervención de casi todo el frente del ataque y con suave dejada como asistencia de Fekir para el trallazo del catalán, que se estrena como goleador. Llegó el Betis al descanso celebrando su ventaja y consciente de que debía aprender de lo sucedido ante Granada, Alavés, Sevilla o Getafe .Si el once ya era de circunstancias, el descanso obligó a más sustituciones que mantuvieron la idea de juventud del equipo. Pellegrini tuvo que dejar sentado a Pezzella y le dio entrada a Visus tras los dos golpes en la cabeza que se llevó el argentino en los saltos con los oponentes locales. Y Rodri apareció sobre el césped sustituyendo a Assane, que de nuevo sólo duró una parte.Entraron ambos muy bien al encuentro. Al Betis le servía la presión alta para desconectar al Mallorca, incómodo en la salida de balón. Los verdiblancos tocaban y tocaban en campo rival empujando las manecillas del reloj hacia un final que les beneficiaba. Hasta Willian José , cuando entró por Fekir, lo hizo con sangre. El francés ya da sus minutos de categoría, ya es titular. Y el brazalete, sin Pezzella y sin Fekir, fue para Isco. Y qué bien le queda. Cardoso estuvo fime en su zona, sereno como se ve en su juego. Luiz Henrique genera peligro y el partido es un acordeón. Del dominio bético se pasa al repliegue para achicar balones. Sokratis y Visus estuvieron muy bien. Una pareja extraña pero útil, resolutiva. Iglesias Villanueva le perdona la roja a Jaume Costa cuando Juan Cruz se iba solo ante Rajkovic. Otro invento de autor. No se entiende. Pero el partido ya estaba resuelto y el Betis supera sus propios males, hace de sí mismo y gana cuando muchos anunciaban tragedia. Betis, puro Betis….

Vía: Al final de la palmera

Leer más